• marimén_te doy mi palabra

ENTREVISTA a graziella moreno






Graziella Moreno Graupera (Barcelona, 1965) es escritora y jueza. Ha publicado cuatro novelas, Juegos de maldad (2015, Grijalbo), nominada a mejor novela por el primer festival de Cubelles Noir y con mención especial del jurado, El bosque de los inocentes (2016, Grijalbo) y Flor seca (2017, Alrevés). Ha participado en antologías de relatos en catalán (Barcelona viatge a la perifèria negrocriminal, 2017 Alrevés) y en castellano (Cartagena Negra, 2017, La fea burguesía), y otros publicados en revistas digitales ( Solo Novela Negra, Fiat Lux y otras) y en la revista Los Bárbaros en su edición de 2018 dedicada al género negro. Colabora como articulista en el diario Crónica Global y en la revista cultural The Citizen. Fue miembro del jurado en el concurso de relatos de terror del programa Negra y Criminal de la cadena SER.

Acaba de publicar El salto de la araña (Ed. Alrevés).




Graziella, bienvenida de nuevo a mi blog. Siempre es una delicia hablar contigo. Quiero felicitarte: tu última novela “El salto de la araña” (Ed. Alrevés) ha sido galardonado con el premio de Letras del Mediterráneo 2020. ¿Qué hay de animal en el título?


Inicialmente la novela se titulaba “El salto”, pero la cita de Soren Kierkegaard que aparece al inicio de la novela me llevó a pensar que “El salto de la araña” estaba plenamente justificado. El protagonista, Javier, hace como la araña al tejer su tela, da un salto al vacío sin saber si resultará bien o no, actúa por instinto, como lo hace el animal. También tiene mucho que ver con la profesión de Javier que es exterminador de plagas. Su lenguaje, sus metáforas, son una referencia continua a su trabajo.



Cada vez más, notamos que las novelas negras, también en las series o en las películas, se abren más a los sentimientos íntimos de los protagonistas o incluyen subtramas de sus vidas personales. Así ocurre también en tu novela.


Esta novela es una historia contada en primera persona, en la que el protagonista explica lo que fue su vida antes de conocer a Alba, y cómo se desarrolló la relación. Es una historia de causas y de consecuencias, narrada desde el punto de vista de Javier, que intenta ser lo más objetivo posible para explicarse a sí mismo en qué han fallado, en qué se han equivocado ambos para acabar acusados por un delito de homicidio y ser juzgados en la Audiencia Provincial de Castellón. Se plantean muchos temas como el valor de la justicia, el castigo que suponen las leyes penales, la cárcel y la culpa.




Sin llegar a desvelar el final ¿en tu experiencia profesional como jueza, te has encontrado con un caso parecido a Javier Martínez, el protagonista?


Creo que todos sabemos de alguna pareja como Alba y Javier. Personas que inician una relación apasionada, que se transforma en una relación tóxica de la que no saben salir. He conocido algunos casos parecidos que han tenido consecuencias trágicas.



“El salto a la araña” es un relato duro, quizás el más duro de los que te hemos leído y el que mejor acompaña y ambienta la relación tóxica entre Javier y Alba. Pero también nos habla de la amistad, del amor maternal como contrapeso.


Todas las novelas, por oscuras que sean, necesitan alguna luz.

En ésta, la amistad de Dani y la familia de Javier son los pilares a los que el protagonista se agarra para sobrevivir. No podemos volver sobre nuestros pasos ni deshacer lo hecho, pero sí aprender de nuestros errores y seguir adelante.



Graziella, Jacinto Benavente decía que “lo peor que hacen los malos, es obligarnos a dudar de los buenos". ¿Crees que la maldad es inherente en algunas personas? ¿Se nace bueno o malo? ¿O se hace?




La maldad existe en nosotros en mayor o menor medida.

Todos somos capaces, cada uno dentro de una escala que en algunos es insignificante, de hacer daño a los demás, incluso con acciones cotidianas que realizamos sin pensar. Descartando los casos más llamativos y extremos, pienso que todos nacemos igual. La familia, las experiencias de juventud, la educación que recibimos nos orienta hacia un lado u otro.



Tu trabajo como jueza y combinar la escritura de la novela negra ¿no te resulta un ejercicio demasiado atroz? ¿O es tu manera de aportar justicia a nuestra sociedad?


Ante todo soy escritora. Mi trabajo es una forma de ganarme la vida y dado que estoy en contacto continuo con el ser humano, tengo el privilegio de ver cómo somos, las emociones que nos mueven a actuar sin que en muchas ocasiones la razón sirva para frenarlas. No escribo para aportar justicia, sino para contar historias que espero sean el disfrute del lector.



En estos tiempos tan difíciles de promociones, cuéntanos tus secretos para triunfar como lo has hecho con tu novela.


Son tiempos difíciles para la cultura. No podemos realizar actos presenciales y la mayor parte (presentaciones de novela, clubes de lectura, charlas) se realizan de forma virtual a través de redes sociales. En este sentido, creo que las redes son un buen instrumento que permite que cualquier persona, esté donde esté, pueda conocer tu obra y decidir si le interesa. Desde luego se echa mucho de menos el contacto directo, pero tenemos que ser conscientes que la promoción digital ha venido para quedarse y es un buen instrumento.



¿Qué proyectos te esperan?

Seguir con la promoción de la novela por supuesto y avanzar en la escritura de una novela que tengo a medias y espero terminar durante este año.



Con Graziella Moreno en la Librería + Bernat Fotografía by Jordi Isern



Con mucha ilusión, charlaremos contigo de todo esto y de más el día 27.10.21, en el Club de lectura.










Si os interesa la novela negra, clicad aquí:


https://www.marimenayuso.com/post/entrevista-a-elia-barcelo-novela-negra


86 vistas3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo