• marimén_te doy mi palabra

ENTREVISTA A víctor J. Sanz



Víctor J. Sanz


Víctor J: Sanz es escritor, escritor, corrector literario, asesor literario y profesor de creación de contenidos y de narrativa.

Ha publicado varios libros sobre técnicas narrativas y sobre redacción. Coautor de Dilo bien y dilo claro(Larousse Editorial), El arte de contar historias. El libro del business storytelling (Ed. Pie de Página), Errores comunes de los escritores noveles y cómo evitarlos (Ed. Verbum), Hoja de ruta para escribir novela (Ed. Verbum). El escritor, anatomía de un oficio (Amazon KDP), Tu factoría de historias (Amazon KDP).



Víctor, eres corrector, escritor y profesor de escritura. ¿Tu pasión son las letras?

Sí, es pasión lo que me empuja hacia todo lo que tenga que ver con las letras. En cualquiera de sus formas y de sus expresiones.


¿En qué campo te sientes más cómodo?

Me siento cómodo en cualquiera de esas actividades. Me encanta compartir lo que voy aprendiendo. Creo que ese es el nexo que une todas las actividades que realizo. Puedo compartir con mis alumnos, con mis autores y con mis lectores. Compartiendo es como me siento más cómodo.


I

Introdúcenos a tu faceta de escritor. El libro de business storytelling habla del arte de contar relatos. ¿Cuál es el secreto mejor guardado para contar historias?

En este libro analizo una técnica de venta que consiste en contar historias en las que se integran los valores de aquello que se quiere vender, ya sea un producto, un servicio, una idea o… una persona.


El secreto de un buen relato de storytelling es dejar que la audiencia forme parte del relato que vamos a contar.

Para eso hay que conectar con la audiencia, y para conectar con la audiencia hay que conocerla bien.




¿Escribes también ficción?

Sí. De hecho, la escritura de ficción es lo que más me atrae. Tengo publicado un libro de relatos, pero no es lo único que he escrito. Tengo escritas algunas obras de teatro y alguna novela. En proyecto tengo dos libros de relatos temáticos y algunas novelas en cuya planificación trabajo de forma regular.










Cuando lees a escritores consagrados te reprimes alguna corrección?

No todas, no tanto.


La consagración de un escritor no limpia los errores que puedan contener sus textos.

Es cierto que son muy pocas las veces en que un texto de un autor consagrado tiene errores, pero hay casos.

Esto en lo formal, pero en cuestiones narrativas sí que me pongo más exigente. No puedo seguir leyendo (o viendo si es una serie o una película) una historia en la que la estructura no es sólida y, por tanto, no está bien contada. O cuando los personajes no son creíbles o cuando sus conflictos no son realmente conflictos.


Cuando corriges: ¿Debe ser duro decirle a algún alumno que su escrito no es bueno? ¿Sueles decirle la verdad o la disfrazas un poco?

Es cierto que hay formas y formas de dar malas noticias, pero nunca disfrazo lo que tengo que decir.

En general, puedo decir que no hay novela que no tenga arreglo. Ahora, el arreglo puede ser un poco de maquillaje o una reconstrucción desde cero. Prefiero ver las obras como mejorables antes que como malas.


¿Los alumnos te enseñan algo?

Me enseñan muchísimo. De hecho, los tengo muy en cuenta en lo que publico. El libro del que hablábamos antes, El arte de contar historias, lo dedico a mis alumnos del curso de Business Storytelling.

Y no solo me enseñan, sino que me ayudan a mejorar cada día en mi trabajo.



¿Se puede aprender a escribir un texto?

Se puede, ya lo creo que sí. Otra cosa es que se quiera. Y no digo que la gente se resista a mejorar, pero sí que se niegan a reconocer que tienen cosas que mejorar.


Lo más frecuente es que quienes tienen que redactar en su trabajo o en sus aficiones tengan una imagen distorsionada de su escritura.

Todos pensamos que escribimos perfectamente, pero todos tenemos fallos y vicios. Son lo que llamo los errores invisibles, están ahí, pero no los vemos.

Afortunadamente, hay un ejercicio sencillo (y gratuito) que cada uno puede hacer para, con un poco de suerte, atisbar alguno de esos errores invisibles. Consiste en tomar un texto propio escrito hace tiempo. Si de la primera lectura no sacamos nada que corregir, solo puede significar dos cosas: una es que escribimos perfectamente; la otra es que no hemos evolucionado en nuestra forma de escribir. Y estoy convencido de que la escritura perfecta es algo muy muy escaso.

Con todo, lo más frecuente cuando me piden presupuesto para corregir es que me digan que el manuscrito está muy bien y que apenas tiene faltas. Luego la realidad nos dice otra cosa.



¿Alguna vez te has topado con alguna redacción perfecta? ¿O un escrito siempre se puede mejorar?

Me he encontrado textos muy bien escritos a los que, sin embargo, siempre es posible aportar alguna mejora por pequeña que sea.



Eres director de la revista literaria Capítulo 1. En ella también asesoras sobre técnicas narrativas.

Capítulo 1 es una publicación que está pensada para escritores, tanto profesionales como aficionados. Y en ella publicamos artículos de todo tipo y sobre todos los temas que pueden ayudar a nuestros lectores escritores a mejorar y a progresar en su carrera. Entre ellos, naturalmente, hay artículos sobre técnicas narrativas, que es una línea de investigación y aprendizaje casi inagotable.


¿Estas escribiendo ahora?

Quiero pensar que uno siempre está escribiendo, incluso cuando tiene las manos ocupadas o no tiene delante un ordenador o una libreta. Eso es lo que creo que me pasa a mí.


Siempre estoy pensando en cómo hacer avanzar lo que sea que me traiga entre manos: un relato, una novela, un libro de ensayo…

Siempre estoy asentando ideas, investigando otras, generando otras nuevas… Y luego, cuando hay ocasión, tomo notas para que sigan su curso en el proyecto que corresponda.

Ahora estoy trabajando en un par de relatos cortos y en una novela larga. Además, estoy trabajando en un ensayo sobre escritura. Pronto tendré novedades a este respecto.


¿Qué proyectos te esperan?

Aparte de esos (futuros) libros que decía, algún que otro proyecto hay en marcha. No puedo contar mucho todavía, pero tienen muy buen aspecto y creo que traerán grandes alegrías y experiencias.


Víctor, eres una persona afortunada. Trabajas en lo que más te gusta hacer. ¿Se puede ser más feliz en términos laborales?

No encuentro muchas mejoras posibles, la verdad. Estoy encantado. Además de trabajar en lo que más me gusta, trabajo en casa, que para mí es una ventaja muy clara.


0 vistas

© 2023 por Secretos de Armario. Creado con Wix.com