top of page
  • Foto del escritormarimén_te doy mi palabra

entrevista a víctor del àrbol

Actualizado: 26 sept 2023






Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) estudió historia en la Universidad de Barcelona y fue Mosso d'Esquadra de 1992 a 2012. Colaboró como locutor y escritor de contenidos en Catalunya Sense Barreres (Radio Estel, Once). Es crítico literario y profesor de talleres de escritura.

Sus novelas, El peso de los muertos (Premio Tiflos 2006), El abismo de los sueños (finalista del XIII Premio Fernando Lara 2008), La tristeza del samurai (Premio del Polar Europeo 2012), traducido a más de veinte idiomas, y superventas en Francia y Estados Unidos. Respirar por la herida (finalista en el Festival de Cine Beaune Noir 2014 a la mejor novela extranjera, traducida en Estados Unidos por Other Press, elegida mejor novela por el Washington Post), Un millón de gotas (ganador del Gran Premio de Littérature Policière 2015, elegida mejor novela del año por la revista Lire), La víspera de casi todo (Premio Nadal 2016), Por encima de la lluvia (Premio mejor novela Valencia Negra, 2017), Antes de los años terribles (2019)

En 2018, fue nombrado Chevalier des Arts et Lettres de la República Francesa.

El hijo del padre (marzo, 2021) tuvo una acogida espectacular y acaba de publicar su última novela Nadie en esta tierra.




Víctor, bienvenido de nuevo a mi blog. Hoy vamos a hablar de tu última novela Nadie en esta tierra, una novela negra que ya va por la cuarta edición y es un éxito de ventas.

En una entrevista en El País dijiste (cito textualmente): He escrito este libro para acabar de una vez con las discusiones si la novela negra puede o no ser literaria. ¿La novela policial ha evolucionado? ¿Podemos afirmar que no hay género mayor o menor, sino sólo buena literatura?


Toda forma de creación artística tiene la voluntad de interpretar el mundo en el que nace, su sensibilidad, sus circunstancias. En este sentido, la literatura no es diferente. Se trata de una crónica de lo posible, una interpretación de la realidad. En un mundo tan complejo como lo es el Occidente del siglo XXI, donde se impone el populismo, el retroceso en los derechos civiles y un creciente malestar social, nuevas formas de criminalidad y el descrédito de la política,


la novela policial juega el papel de espejo poliédrico, por un lado, testimonial, por el otro autorreflexiva, sin renunciar al hecho artístico, estético, argumental, narrativo. Desde ese punto de vista sí existe una evolución que ha dejado atrás el sentido peyorativo de género menor.

Es un género exigente, porque el lector lo es, donde se conjugan verosimilitud y capacidad ficcional.




Empezaremos con Julián Leal, el protagonista, un inspector de policía, enfermo terminal, que busca un último acto de heroicidad. Julián es un héroe trágico, alguien que sabe que se enfrenta a lo imposible sabiendo que va a perder. ¿Son estos personajes son los verdaderos héroes?


Lo heroico hoy es la normalidad de la ética del bien común. Quizá el valor supremo de Leal sea la capacidad de superar sus carencias, sus miedos y sus circunstancias personales para abrazar la causa del bien común, una idea de la justicia que resiste al discurso del cinismo o la resignación. Julián Leal no es un héroe por vocación. Lo es por necesidad. Y en esa necesidad de ser “humano” crece su virtud.





Leal no es un apellido casual. Julián es leal con sus amigos, con la policía, con su compañera Virginia. ¿La lealtad conduce a la valentía?


La lealtad reafirma el sentido de pertenencia a una comunidad, a una persona o a un principio rector de la propia conducta. Se fundamenta en el amor, en una entrega que no se pone en tela de juicio, donde a pesar de aceptar la imperfección de lo amado, el sentido de protección se impone.




Insisto en Julián. Un personaje que encarna la complejidad y la conflictividad humana. En él sus luces y sus sombras dibujan a un hombre que a pesar de su pasado quiere salvar a las futuras generaciones. ¿Qué más hay detrás de su decisión que lo llevará a enfrentarse al peligro?


Acercarse a la muerte es replantear las prioridades, asumir el propio destino, decidir dejar de lado aquello que no es importante, como las críticas, las envidias, el pasado…Es reconocer la fugacidad de una vida que solo tiene sentido para Leal cuando encuentra su propósito. Salvar al niño Chinchilla es salvar a todos los niños; también una forma de justicia retrospectiva con el niño que él fue.



Las menciones a Bruce Springsteen y a Kubrick tampoco son casuales. ¿Compartir tus gustos personales con algún personaje te acerca más a ellos? ¿Son más tuyos?


Todo personaje bebe de mi raíz, aunque luego recorre su propio camino.

Ciertos gustos musicales o cinematográficos le dan al lector la posibilidad de conocer mejor el mundo interior de Leal sin necesidad de que el narrador los explicite. Un rockero que es un héroe urbano, un poeta de lo cotidiano. Un director de cine que entra en el mundo de las posibilidades, de la violencia como análisis de la sociedad. Leal tiene un poco de ambos, y unas gotas de mí.



Otro personaje es el sicario. Una misteriosa voz que habla y actúa que mata y perdona. A través de él hablas del arrepentimiento. Reconocer nuestros errores ¿nos dice quiénes somos y quienes no?


Lo que me gusta del sicario no son las preguntas que se hace, ni las respuestas que nos ofrece. Él ha asumido quién es, reconoce ser el fruto de una elección. Pero descubriremos que nadie es libre del todo, no cuando existe un pasado, una infancia, unos padres. Aun así, todo hombre, incluso el sicario, responde ante si mismo cuando está en la soledad de un cuarto oscuro.


Y frente a uno mismo, las mentiras son, además de pueriles, imposibles.


Víctor ¿qué proyectos te esperan?


Acabo de terminar el borrador de la segunda parte de Nadie en esta tierra, y pronto empezaré a esbozar la última entrega. Estoy muy ilusionado con lo que el sicario va a desvelar a los lectores en esta segunda historia que verá la luz en 2024. Por otro lado, sigo con la preparación del poemario Mientras el mundo dice no que se publicará este mismo noviembre.

La escritura es lo que siempre me acompaña entre promociones, viajes, conferencias.



Víctor muchas gracias como siempre por estas charlas tan agradables. Te espero en el Club de lectura el próximo 28.09.23 a las 19.00 on-line.


¿Mucha suerte con tus proyectos!


Si quieres leer más sobre Víctor del Árbol, clica aquí:


-

143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page