© 2023 por Secretos de Armario. Creado con Wix.com

  • marimén_te doy mi palabra

ENTREVISTA A SARA FERNÁNDEZ BALAGUÉ

Actualizado: 1 de abr de 2019





Tras seis años en Planeta, ( Ediciones Península, Editorial Ariel y Maxi) ahora trabaja como editora de Austral y de no ficción de Booket. Ha estudiado Filología Hispánica, Historia y Filosofía. En su tiempo libre, además de los libros, disfruta del cine, el baile y la costura.



Sara, por tus manos pasan muchos títulos al año. ¿Te sientes responsable del futuro de los libros y autores?

Por supuesto, me siento responsable de la calidad del libro, aunque tengo la gran suerte de pertenecer a un gran equipo donde cada uno aporta lo mejor de sí. Trato de repartir mi tiempo entre todos los títulos programados y dedicarme a ellos con cariño. Me gusta mucho trabajar con los autores y los traductores porque son capaces de contagiarte el entusiasmo que han puesto en sus libros y, además, tengo la fortuna de poder editar libros clásicos y de no ficción y aprender con ellos todos los días.


¿Qué criterio sigue un editor a la hora de elegir un manuscrito?

Publicar en una editorial, sea independiente o un gran grupo, puede resultar complicado a veces. Los editores suelen quedar sepultados bajo una gran montaña de manuscritos espontáneos y dedicar tiempo a todos ellos, entre las muchas otras tareas, lleva tiempo. A ello se añade que en un sello se trabaja con un plan editorial anual y un presupuesto cerrado: no publicamos todo lo que querríamos. Por todo ello, la respuesta no suele ser rápida.

Cada editorial tiene unos criterios diferentes y cada editor también.


Pero sí hay unas constantes: lo principal es que el libro funcione y tenga algo que lo haga especial;

también que el libro sea adecuado a tu catálogo, a veces porque sigue una línea que ya tienes o porque quieres llenar un hueco que te falta; y en ocasiones también llama la atención que venga abalado por algo o alguien: por ejemplo, y ello dependerá también del sello editorial, que un agente que hable muy bien de ese libro, que el autor tenga algún tipo de reconocimiento o participe en otros espacios…


¿Y qué le recomendarías a quien quiera publicar su primera novela?

Empezar siempre es complicado y se necesita paciencia. Lo importante es, primero, dejar reposar lo escrito y volverlo a mirar al cabo de un tiempo. ¿Es bueno? ¿Tiene algo que ofrecer a alguien? ¿Habría que retocar, recortar, añadir…? Si nos satisface, ¿optaremos por una editorial o mejor por la autopublicación? ¿Qué editoriales son afines a mi libro? Muchos nuevos escritores olvidan este último punto: mi libro no es adecuado para todos los sellos. Hacer selección permitirá invertir esfuerzos en la calidad de nuestro mensaje y evitar desgastarnos en la cantidad de correos que enviamos. Enviar un buen mensaje es esencial: es mejor que sea corto y sencillo, sin muchas florituras. La persona que lo va a recibir muchas veces no es el editor que realiza la selección final, sino alguien que criba mensajes y suele tener mucho trabajo.


¿Qué diferencia hay entre una publicación por una editorial o una autopublicación?

Ambas son opciones excelentes hoy en día y se complementan. Publicar en una editorial, sea independiente o un gran grupo, puede resultar complicado. Como ya he dicho, los editores reciben muchos manuscritos espontáneos: no es rápido dar respuesta a todos y que te llamen la atención de un vistazo. Se trabaja con un plan editorial y un número de títulos limitados, así que no se puede publicar todo lo publicable. Por supuesto, que tu libro esté en un sello reconocido tiene muchas ventajas: gran capacidad de distribución por librerías, campaña de marketing y prensa y formar parte de un gran catálogo.


Pero si crees que tu libro tiene potencial y no obtienes respuesta de las editoriales tradicionales, la autopublicación es una opción muy buena, igual que la publicación mediante crowdfunding, para darte a conocer.

De hecho, algunos grupos editoriales están optando ahora por crear su propio sello de autopublicación. Nunca se sabe dónde estar el nuevo fenómeno editorial…


¿Qué secretos guardan los escritores?

Muchos secretos, algunos divertidos y otros no tanto. Pero también es cierto que quizá estos secretos sólo sean interesantes para nosotros. A veces creemos que vivimos en los mundos de nuestros libros.


¿Recuerdas alguna anécdota de tu trabajo?

Es un secreto…


Cuando lees por placer, ¿puedes desvincularte de tu profesión?

No, y eso me gusta. Es costumbre para mí leer lápiz en mano. Disfruto sabiendo que yo puedo participar un poquito en la pervivencia de esos libros que tanto me gustan.


¿En qué sentido ha cambiado la industria editorial en estos últimos tiempos? Posiblemente, en lo esencial no mucho. Pero sí vivimos un momento donde todo va muy deprisa, los perfiles profesionales deben ser cada vez más complejos y las redes sociales nos llaman a participar. Los lectores ahora ya no están solamente en las librerías, sino que los encontramos en Instagram, Facebook, Twitter, YouTube… Si antes era el librero el que estaba en contacto con ellos, ahora también desde la editorial podemos conocernos y comunicarnos. Es interesante.

Este nuevo público lo han cuidado las (ya no tan) nuevas pequeñas editoriales, que han revolucionado el sector con sus diseños jóvenes, temas actuales y muy cañeros, y de rebote han traído aire fresco a las editoriales tradicionales.


¿El libro en papel tiene sus días contados?

No, y así se ha demostrado desde que el libro digital apareció en escena y nos puso a todos en guardia. El ebook ofrece un nuevo modo de lectura y una nueva manera de llegar a los lectores. Es una solución ideal para aquellos que leen mucho, leen por obligación, no disponen de espacio para guardar tanto libro, desean leer en otro idioma y buscar el significado de las palabras al instante, se pasan la semana en el aeropuerto o simplemente prefieren la pantalla. Es un complemento al libro tradicional, igual que el audiolibro hoy, que también va en auge pero no sustituye al papel.


¿Qué haríamos si no pudiéramos oler el papel del libro nuevo, medir el avance de la lectura según avance el punto de libro, abrazar las páginas cuando por fin se besan los enamorados, doblar las esquinitas donde se encuentran los fragmentos que nos gustan (aunque para otros esto merezca castigo divino) o elegir el bolso según si cabe el libro o no?

Rodeada de tantos libros, ¿no te gustaría emprender la aventura de escribir?

Ja, ja. Esto también es secreto...