© 2023 por Secretos de Armario. Creado con Wix.com

  • marimén_te doy mi palabra

ENTREVISTA A ramón gener




Nacido en Barcelona. Licenciado en Humanidades y en Ciencias Empresariales. Comenzó su formación como músico estudiando piano en el Conservatorio del Liceu y la completó con Anna Maria Albors. Por recomendación de la soprano Victoria de los Ángeles comenzó a estudiar canto bajo su supervisión. Después de una carrera de varios años como barítono dejó de cantar y comenzó una nueva etapa como divulgador musical ofreciendo conferencias sobre música clásica y ópera.

En 2011 presentó el programa de televisión "Òpera en texans", en 2015 "This is opera" y actualmente presenta "This is Art" . Sus programas traducidos a varios idiomas, arrasan en muchos países del mundo. En la radio colabora de forma habitual en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena SER y el programa "Versió RAC1".

También se ha introducido en el mundo literario con la publicación de "Si Beethoven pudiera escucharme" (2013) y "El amor te hará inmortal" (2016).

-


Ramón, la música ha sido tu compañera de viaje. En tu libro “Si Beethoven pudiera escucharme” dices: «La música es la mejor compañera de viaje que hubiera podido soñar. (…) Muchas veces me he equivocado. Muchas. Muchas veces no he logrado seguir adelante. Pero no importa cuántas veces me haya equivocado, nunca me he arrepentido de intentarlo. Siempre he vuelto a hacerlo,sé que, si sigo el dictado del corazón y la música, todo, absolutamente todo, será posible.»


¿Cómo puede la música rectificar un error? ¿Crees que un libro puede tener el mismo efecto?


Todos tenemos una relación personal con la música, unos la tenemos más intensa otros tal vez la tengan menos intensa. En mi caso es una relación muy intensa y muy duradera y muy profunda. Pero yo durante algún tiempo cuando dejé de cantar y estuve apartado de la música, hubo una ópera llamada “Parsifal” de Richard Wagner. En ella una persona intenta encontrar el Santo Grial. Yo pasé todos los años en los que dejé de cantar escuchando cada día esta ópera. Cada día, cada día. Yo pensaba que también yo tenía que encontrar el Santo Grial. Ésta ópera me enseñó que tenía que persistir y que tenía que buscarlo y que no podía rendirme. Esa ópera de algún modo me salvó la vida. Me dijo que mi camino siempre tenía que estar al lado de la música y no me podía apartar de ella. Que mi Santo Grial era la música y todo lo que estaba alrededor de la música. Porque la música también es filosofía, es arte, es literatura, es todo. Ya me lo decía mi profesora Victoria de los Ángeles que para ser un buen músico tenia que aprender historia, literatura.

A partir de aquí cada uno tiene su relación personal con la música. Y como he dicho la mía es total con la música y más allá de la música y con todo lo que viene después. A lo mejor para otros es la literatura, para otros la pintura.


Cada uno tiene que encontrar cuál es su Santo Grial. El Grial del que poder beber cada día.

Desprendes más que pasión tanto en tus escritos como en tus programas “Ópera en Texans”, "This is opera" y “This is Art”. Una pasión que contagia a tu público. ¿Tanto te puede el arte? ¿Por eso te llaman el gurú de la ópera?

Bueno eso del gurú no me gusta mucho. Ahora soy el gurú de la ópera, del arte. Creo que esas cosas no hacen ningún favor y tampoco me siento identificado cuando me llaman divulgador. Porque divulgador lleva implícito algo que debes divulgar, propagar la nueva a los demás y yo nunca me propuse eso. Simplemente lo que me propuse es: Hay alguna cosa que tengo, alguna cosa que sé. ¿Qué puedo hacer con eso? Compartirlo con los demás. Cuando la gente me dice que soy muy apasionado, que explico las cosas con mucho entusiasmo es porque lo hago por la pasión que despierta en mí. Yo no puedo no apasionarme escuchando a Mozart, a Wagner, Puccini, Verdi o a Bizet.


La pasión con la que lo vivo es la pasión que comparto. Más que divulgar se trata de compartir.

Esta sería la palabra clave. En lo del compartir está lo que decía Antonio Machado en términos de arte: Sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da. Es decir que si hay algo que sabes, lo único que puedes hacer es darlo y compartirlo, sino se va a quedar contigo y se va a ir contigo.


Sabemos que eres un barítono excepcional. Pero también escribes y has publicado varios libros. ¿Qué te resulta más agradable: ¿Cantar o escribir?

No hay nada más apasionante en el mundo que cantar. Cantar es algo que le gusta a todo el mundo, independientemente de como se cante, se desafine o no. Todos cantamos debajo de la ducha, cuando creemos que nadie te escucha o lo hacemos en el coche, porque cantar es algo muy íntimo y personal. No existe nada más sexual ni trascendental que cantar. Mi ilusión era cantar profesionalmente y durante unos cuantos años lo estuve haciendo. Cuando lo dejé, fue porque pensé que no podía cantar como yo quería y tampoco cómo me lo había imaginado. Pero sin duda, cantar es lo mejor del mundo. Creo.

Ahora que me he puesto a escribir y que llevo dos libros publicados y voy por el tercero veo que este arte va tomando otro cariz. Sobre todo, ahora que el tercer libro es más literario que el segundo y éste lo es más que el primero. También se produce una relación muy personal con la escritura, algo muy hondo, pero a pesar de eso creo que me quedo con cantar.



¿El amor te puede hacer inmortal?

Esto viene de los griegos. Yo soy muy friki de la mitología griega, de la religión antigua griega. Los griegos decían que nadie muere realmente hasta que nadie te recuerde. Por eso yo les pregunto a la gente el nombre de sus cuatro abuelos y a veces no saben contestar. Y cuando les pregunto por el nombre de los ocho bisabuelos, allí ya todo el mundo falla. Aquí es cuando nadie los recuerda y es cuando murieron de verdad porque ya nadie los recuerda.


Pero mientras pensemos en alguien fallecido y esta persona esté en la mente significa que no esta muerto. El lo que dicen los griegos.

Y esto es lo que pretendía hacer con el libro pensando en mi padre. Mientras alguien esté leyendo el libro, mi padre seguirá vivo.




En “This is Art” nos hablas de las cuerdas de los espíritus que ayudan a subir al mundo de los Dioses. ¿El arte es esa cuerda que nos lleva al éxtasis?

El arte, la música, la literatura, todas esas cosas que son intangibles, que no son quantificables, son las cosas que realmente merecen la pena. Son las cosas que nos conectan con aquello que tampoco es medible. Yo también estudié ciencias empresariales y recuerdo que cuando estudiaba en la universidad me enseñaron a leer un balance de pérdidas y ganancias, de activos y pasivos. Cosas tangibles, cosas que son números, cosas que no son discutibles.


Pero después uno lee “La divina comedia” de Dante y se da cuenta que hay más verdad en esta obra que en todos los balances, a pesar de que “La divina comedia” no sea tangible y tenga que ver con las sensaciones y con las emociones.

Eso es lo que nos conecta con lo que pueda haber de eterno en los Dioses con los inmortales. Y eso me parece mucho más emocionante, más excitante.


Una amiga mía y seguidora tuya, me pidió que te preguntará sobre la música actual. ¿Qué opinión te merecen fenómenos musicales como por ejemplo Rosalía?

En cuanto entiendes que la música no es para consumir en una radio del coche, cuando entiendes que la literatura es literatura con mayúsculas y no libros que se amontonan sin mayor importancia. Cuando entiendes que Velázquez es Velázquez, entonces te das cuenta de que no vas a poder vivir sin ello. Una cosa es leer un Bestseller del momento y otra cosa es Boccaccio, Petrarca, Balzac, Shakespeare, Cervantes, Calderón. Eso es para siempre y va a sobrevivir a todo. Cuando entiendes que Velázquez, Goya, Zurbarán, Murrillo, Vermeer, Van Dyck van a sobrevivir a todo. Cuando entiendes que Beethoven es Beethoven y por eso dice que la música es la mayor de las revelaciones, la mayor filosofía del mundo. Cuando entiendes que esto te conecta con la espiritualidad, entiendes que no vas a poder vivir sin ello y por esto se convierte en adictivo. Porque descubres que son las cosas importantes de la vida.


¿Con qué futuros proyectos nos vas a deleitar?

Por un lado, estoy terminando un nuevo programa para televisión española que se llama "Doscientos" y que es una miniserie de cuatro capítulos y que se va a estrenar en noviembre de este año. Conmemora el doscientos aniversario del museo del Prado. Es una miniserie muy novedosa y distinta a todo lo que he hechos hasta ahora y que espero guste muchísimo al público porque hemos tenido el privilegio de estar solos en el museo de noche grabando. Eso es algo muy, muy emocionante y lo he pasado de maravilla haciéndolo. Tengo muchas ganas que la gente lo pueda ver.

Por otro lado, estoy metido en la escritura de mi tercer libro y como te he apuntado antes es un libro bastante distinto de los dos primeros. Tiene mayor carga literaria que los anteriores. En principio se va a publicar para la campaña de Navidad del 2020.

A parte tengo un montón de cursos, conferencias, clases que como siempre me encantan y es dónde mejor me lo paso. Y naturalmente siguen “This is opera”, “This is art” que como sabes he rodado en inglés y en castellano y que se van estrenando por todo el mundo desde Australia hasta Japón, Rusia, Méjico, Argentina, Lituania, Croacia o Alemania. Y eso me hace muy feliz y me invita a viajar mucho y a poder estar presente en todos estos países. Me llena de alegría y de muchísima ilusión poder compartir lo que yo hablo, una idea que se comparte en todo el mundo, porque son cosas atemporales y son universales y da igual si eres japonés, español o mejicano. Todos, todos somos iguales.

64 vistas