© 2023 por Secretos de Armario. Creado con Wix.com

  • marimén_te doy mi palabra

ENTREVISTA A IMMA CODORNIU




Imma nació en un pequeño pueblo de Tarragona y a los pocos meses sufrió una meningitis la cual desencadenó en una sordera. Debido a que los docentes de la escuela donde iba no disponían de medios ni de experiencia al respecto, su padres tuvieron que internarla en una escuela para sordos en Barcelona, lo cual supuso un esfuerzo extraordinario en varios aspectos. Allí fue donde gracias a una amiga, descubrió la Lengua de Signos.

Al finalizar la etapa educativa regresó al pueblo y con tan solo 19 años se instaló definitivamente en Barcelona, donde aprendió casi todo lo que sabe día de hoy. La Lengua de Signos fue esencial para ello.

Imma, tu libro La niña que no decía hola narra la historia de una niña sorda. ¿Es tu historia?

Si, es una biografía.


Creciste en un pequeño pueblo de apenas cien habitantes. ¿Cómo viviste esos primeros años de tu infancia?

Durante la primera etapa de mi infancia no era del todo consciente de la situación y mi entorno me trataba muy bien, ya que sabían que era sorda y era algo excepcional. Me sentía feliz con la compañía de los animales y el entorno que me lo permitía.


¿Es cierto que nunca decías “Hola”?

Sí, no hablaba nada y tampoco saludaba.


En tu novela explicas que de niña no tenías conciencia de ser sorda y la dificultad de comunicarte con tus padres oyentes. Háblanos de ello.

Antes de la etapa escolar en el internado de Barcelona, con mi entorno en el pueblo me comunicaba mediante mímica y la expresión facial me ayudaba a comprender las situaciones.


Una vez en la escuela, descubrí la Lengua de Signos, la cual aprendí rápidamente y además fui más consciente de las limitaciones comunicativas en el pueblo.

¿Cómo fue cuando contactas la primera vez con otra persona sorda?

En la escuela tuve una compañera en concreto que me enseñó la lengua de signos y sus explicaciones eran muy claras para mí; a partir de entonces, empecé a descubrir el mundo en el que vivía.


No hay muchos escritores sordos, tú eres uno de ellos. ¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cómo nace la idea de tu libro?

No tenía el propósito de escribir ningún libro. Cuando trabajaba enseñando LS (lengua de signos) a profesionales del ámbito educativo y sanitario (logopedas,etc), su concepto de la Comunidad Sorda, desde mi punto de vista, era muy teórico y ciertamente me molestaba. Para desahogarme hacía mis anotaciones de modo personal y más tarde, una persona oyente y experta de la Comunidad Sorda, al leerlas me sugirió publicarlo. Así empezó.


¿Tu libro es una autobiografía o una reivindicación del mundo sordo?


Es una autobiografía pero como ya sabes, muchísimas personas sordas han vivido circunstancias similares y considero que valía la pena que los profesionales, familias de sordos , etc lo leyeran.


El sentimiento de soledad está muy presente en tu historia.

Sí, ahora la situación ha mejorado un poco, pero ya sabes..


¿A que público va dirigido tu novela?

Creo que puede ser óptimo para todo el mundo.


¿Qué acogida ha tenido tu libro? ¿Hay diferentes respuestas de la comunidad sorda o de los oyentes? Ha tenido muy buena acogida. Muchos sordos me han comentado que se han sentido muy identificados al leerla.


Los oyentes suelen expresarme su emoción al leerlo y como curiosidad, una de las primeras preguntas que me hacen es si mis padres sabían lengua de signos.

¿La persona con discapacidad auditiva tiene las mismas oportunidades que el oyente? En este sentido ¿has tenido más o menos dificultad para publicar tu libro?

Como sabes, las personas sordas y las oyentes no tememos las mismas “oportunidades” para acceder a la información, para participar en la sociedad,etc. Sin embargo no he tenido ningún problema a la hora de publicar el libro.


¿Estas escribiendo de nuevo o cuáles son tus proyectos?

De momento no, ya veremos en un futuro.