top of page
  • Foto del escritormarimén_te doy mi palabra

entrevista a ildefonso falcones









Ildefonso María Falcones de Sierra (Barcelona, 1959) es abogado y escritor barcelonés, conocido por ser el autor de La catedral del Mar (2006). Su obra prima se convirtió en la más leída en España y fue un éxito sin precedentes en más de 40 países.

En 2009 publicó La Mano de Fátima, otro éxito de ventas.

Desde entonces ha publicado varias novelas. La reina descalza (2013), Los herederos de la tierra (2016), El pintor de almas (2019) y la Esclava de la libertad (2022)


Algunos de sus novelas han sido adaptadas a la televisión.


Ha recibido varios premios, destacamos el Euskadi de Plata 2006 a la mejor novela en lengua castellana, premio Qué leer al mejor libro en español del año 2006, el premio Fundación José Manuel Lara a la novela más vendida en 2006 y el prestigioso galardón italiano Giovanni Boccacio 2007 al mejor autor extranjero así como el premio Fulbert de Chartres 2009





Ildefonso, bienvenido a mi Blog. Con más de siete millones de ejemplares vendidos y traducido a más de 15 idiomas te has consagrado como uno de los escritores con más renombre universal. ¿Qué se siente cuando ya la primera novela, La catedral del mar, alcanza este éxito?


Un éxito inesperado para un autor novel supuso una gran satisfacción, pero también una vorágine difícil de controlar, aunque siempre he sostenido que cuando los éxitos llegan a una edad más estable (trabajo, matrimonio, cuatro hijos…) son más sencillos de afrontar.







La mano de Fátima nos habla de la esclavitud y sitúas la trama en Cuba en el siglo XIX. ¿Cuánto tiempo tardaste en documentarte?

Lo cierto es que esa trama ya la tenía en mente desde hacía bastantes años. Entonces no afronté ese proyecto pero, tras el Pintor de Almas, mi situación personal me exigía escribir a modo de terapia, por lo que retomé Cuba y la esclavitud. No recuerdo el tiempo que entonces tardé en documentarme, pero, en fin, entre documentarse -en este caso rememorar y complementarlo con nuevos estudios- y escritura fueron tres años.









Los herederos de la tierra es la continuación de La catedral del mar. ¿Te supuso cierta presión teniendo en cuenta el fenómeno literario que alcanzaste con la primera novela?


No. La presión hay que calcularla en términos de esfuerzo personal; si uno lo da todo en aquello que hace, la satisfacción por su obra tiene que ser la misma con independencia de la magnitud del éxito obtenido.









Algunas de tus novelas se convirtieron en series de televisión. Me imagino que debe ser emocionante ver en pantalla a tus propios personajes. ¿Cómo fue esta experiencia?


La experiencia radica, precisamente, en ver en la pantalla personajes diferentes a aquellos que uno imaginó. Esa es la gran diferencia entre la literatura y los medios audiovisuales. En aquella el lector participa en la actividad creativa del autor, es necesaria su colaboración para entender completa una obra; en la otra es el medio el que proporciona al espectador una determinada imagen fija, estática., que no tiene por qué coincidir ni con la del autor ni con la de los lectores; la determinan otros artistas.


Sabes, a veces cuando a mí me fallan las fuerzas o incluso las ganas por escribir después de un día arduo en el trabajo, siempre recurro a Agota Kristof. Es mi ídolo. Ella tenía la voluntad de escribir después de horas trabajando en una fábrica. Tú también tenías obligaciones laborales. ¿Cómo te organizabas para compaginar trabajo y escritura?

Quizá en aquellos momentos no se pudiera hablar de compaginación. Mi objetivo era mantener mi despacho de abogados y con este a mi familia; esa era mi principal preocupación. La literatura era una forma de ocio a desarrollar cuando el trabajo lo permitía; digamos que era una actividad secundaria que no había que compaginar, era prescindible, si no en el objetivo, sí en el tiempo.

Muchas gracias, Ildefonso, por tu tiempo.




Si quieres leer la entrevista de Manuel Vilas, premio Nadal 2023 , clica aquí:







81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page