• marimén_te doy mi palabra

ENTREVISTA a Ana Alcubierre







Nació en Zaragoza en 1966. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Zaragoza. Años después se graduó en Técnico Superior en Alojamientos Turísticos. Es crítica literaria y poeta. Ha vivido quince años en Cataluña y hace dos volvió a su ciudad natal. Escribir es su pasión.


Ana, de tus críticas literarias en Artes&Letras (Heraldo de Aragón) depende la valoración de muchas novelas. Una palabra tuya puede pesar a la hora de elegir un libro u otro ¿No es demasiado delicado ser sincero?


Primero me gustaría remarcar que las críticas que yo he publicado allí han sido gracias a la generosidad de Antón Castro que es el director de ese cuadernillo de cultura. Y sí, a tu pregunta. Además, aparte de la crítica de un libro, aunque intentes ser lo más objetiva posible, siempre están tus gustos personales, el momento en el que la lees. Tienes que abstraerte mucho para hacerlas. A mí me cuesta a veces mucho.


¿Se puede aprender a escribir?

Creo sobre todo que se puede aprender a mejorar la escritura. Hay técnicas que se puede aprender, sobre todo en narrativa.


En el mercado han proliferado las escuelas de escritura, y tienen éxito. Cada cual debe de encontrar su espacio.

Habrá personas que necesiten de una guía constante y seguro que hay personas que jamás han pisado ninguna de estas escuelas.



Eres poeta. ¿Cómo, cuándo y por qué nace tu amor por la poesía?


Muchas veces lo he pensado. Cuando era pequeña ya me gustaba. En el colegio nos hacían leer mucho. Incluso teníamos una clase exclusiva para lectura, era una clase en la que entraba mucha luz y a la que íbamos sólo a leer. Allí se leía de todo. También poesía. Siempre me regalaban libros. Desde muy pequeña. Recuerdo que un libro que me compraron mis padres fue uno de poesías de Rosalía de Castro, y yo no tendría más de diez años.


Con doce yo ya había leído a Bécquer y me sabía muchas de sus poesías de memoria, porque también en el colegio lo estudiábamos.

Siempre me ha interesado la poesía. Después en la Universidad ya leí otros muchos poetas y aún me gustó mucho más. Ahora estoy descubriendo autoras de todos los tiempos tanto españolas como extranjeras, sobre todo norteamericanas. La poesía es un lenguaje muy distinto de la novela que me remueve el interior.


Has publicado Rerum Novarum en la revista Rolde (Zaragoza 1989); Penúltimos poetas en Aragón, Colección Veruela de Poesía; Destino del Hombre, Colección Drume Negrita, (Zaragoza, 1993); Yin. Poetas Aragonesas 1960-2010, (Olifante 2010) ¿Cuesta más publicar poesía que novela?


Aquí no sé qué contestarte. Observo que hay personas que publican sin parar, tanto de lo uno como de lo otro. Y me asombro. Sinceramente creo que se publica en exceso.


Fuiste finalista en el VII certamen “El umbral “de la poesía.


Sí. Ha sido hace muy poquito. Me hizo muchísima ilusión. Aunque la entrega de premios se tuvo que suspender por todo esto del Covid. Hace dos días recibí ya el libro que han editado con motivo del certamen. Es un orgullo haber llegado a la final en un concurso en el que han participado 570 autores.

Este es el poema:


WOMAN

buscar un destino especial costa azul Vietnam

o Shanghai perderte oir lengua extraña

elegir en el gran armario sin duda un Chanel

o camiseta de algodón con efecto Vintage

deliciosa propuesta para la noche plato africano

en cualquier restaurante de lujo

dejarse seducir por un baño de aceite quizá

por un sashimi de langosta viva

no olvidar una gota de carísima colonia

inspirar melancólica música de pianista

todo tan embriagador

dejarse llevar a la tetería ideal saborear

el mate de los pobres es tan chic

pedir la llave de una suite cuando

la noche se acerque aspirar el aroma

concreto de las sábanas reposar el cuerpo

en camas de doseles imposibles

encontrar allí la paz de la muerte segura




¿Cómo ves el futuro de la poesía?


Editorialmente hablando lo veo bien. Porque sigo un poco las novedades y la verdad es que hay editoriales especializadas que hacen una labor increíble. Por otra parte, creo que la juventud lee poca poesía. Poca o nada. Pienso que hay dos factores que están haciendo un daño terrible a la poesía, que son las redes y el rap.


Los chicos confunden el rap con la poesía.


También colaboras con varias revistas culturales y eventos artísticos.


Para todo lo que me llaman estoy dispuesta. Ahora algo menos porque mi salud a veces me juega malas pasadas. Estoy metida en tertulias literarias o club de lectura que me llenan mucho.


¿Puedes deleitarnos con otro poema?


MONCAYO

Esa mi historia en las faldas del Moncayo.

Mis manos llenas de pizarras y calizas.

Los sentidos plenos de monjes antiguos,

Glaciares cuaternarios serpentean ropajes,

Feliz yo de reencontrar el pasado en los ojos

De los corzos o las tórtolas.

¿será un séquito de la vertiente norte

el que me acompañe a abrazar la encina?

en el santuario no se oye tu sermón,

La carrasca, el hayedo y las laderas son silencio,

te lo escribo porque me acompañan pinos

negros que se escurren por mis labios.

No te escondas, La Virgen del Moncayo

Te arropa de los alimoches y no deja que mi pelo

Se enrede en los matorrales y en la ridícula idea

de no volver a verte.

@ana alcubierre


Este poema justo lo escribí a mi vuelta a Zaragoza. En una excursión que hicimos en otoño al Moncayo.




¿Qué proyectos te esperan?

Voy a seguir escribiendo y leyendo. Tengo escritos unos cuantos cuentos. A ver si soy capaz de escribir alguno más. Y desde luego la poesía seguirá conmigo, leída, escrita, escuchada. Algunas veces pienso que me apetece mucho que me publiquen y otras no me apetece nada. Además, tengo un proyecto dentro de la editorial de Salinas que me apetece muchísimo. Voy a formar parte del consejo editorial. Así que no me voy a aburrir.

Muchas gracias Marimen por tu tiempo.



Aquí tienes la entrevista, a otro poeta: Alex Susanna:

Clica aquí.

Entrevista a Alex Susanna

160 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

© 2023 por Secretos de Armario. Creado con Wix.com